Columna publicada en el diario 5días

Este año 2018 que está iniciando trae consigo, como cada nuevo año,  la esperanza de mejora para el Paraguay en varios aspectos clave para su desarrollo; una idea que un año electoral como este se ve reforzada, debido a la posibilidad que ofrecen los cambios de gobierno a la hora de plantear reformas importantes.

 

Entre las modificaciones que deberían ser planteadas apuntando al fortalecimiento del país, de las más importantes es la reforma de nuestro sistema previsional. Lastimosamente, el tema no está siendo aún objeto de análisis, al menos públicamente, entre los temas encarados por ningún candidato a posiciones que podrían tener influencia en la definición del tema.

 

En ese sentido, es importante resaltar que actualmente ya se encuentran ingresados en el Legislativo dos proyectos de ley sobre el tema, uno presentado por el actual Ejecutivo para crear la Superintendencia de Pensiones dentro del Banco Central (ampliando la potestad de acción de la ya existente Superintendencia de Seguros) y una segunda propuesta planteada por varios gremios empresariales que busca establecer un Sistema Nacional de Seguridad Social. El tratamiento de estos proyectos no ha tenido avances significativos desde el ingreso de ambas propuestas, en Abril y Mayo del 2017 respectivamente.

 

Las falencias del sistema limitan actualmente la posibilidad de proteger al trabajador a la par de impedir el mejor aprovechamiento de la principal fuente de ahorro genuino que tiene el país, los fondos de las entidades previsionales. Tal es el ahorro que se genera aquí que los más de US$ 5.118 millones disponibles en estas instituciones, representan más de la tercera parte (34 %) del total de los depósitos a plazo del sistema financiero (bancos y financieras).
Considerando las malas experiencias que hemos tenido en cuanto al manejo de estos fondos y a los cambios que se prevén en estructura demográfica del país (donde el porcentaje de personas en edad de recibir aportes de los fondos de pensión será mayor), es imperativo que el tema sea nuevamente abordado.

 

POTENCIALIDAD
Además de asegurar que existan los recursos necesarios para cubrir la pensión de todos aquellos que tengan derecho a la misma, que es el objetivo principal que no se debe perder de vista, el ahorro que generan las previsionales podrían tener un impacto positivo en la actividad económica de nuestro país.

Así, estos fondos pueden ayudar a conseguir mejores tasas de crecimiento a través del financiamiento de actividades productivas, siempre y cuando estas cumplan con las condiciones necesarias en términos de niveles de riesgo, que garanticen el cumplimiento del objetivo principal.

En el Paraguay esta potencialidad no se ha aprovechado en su justa medida debido a las deficiencias organizativas del sistema. La baja cobertura, la alta evasión de aportes, la falta de una regulación adecuada y los constantes déficits en los que caen algunas de las cajas son los principales limitantes; todos factores en los que un ente regulador podría tener una influencia positiva.

MERCADO DE CAPITALES

Gracias al importante nivel de activos que manejan, las entidades previsionales se ubican normalmente entre los inversionistas más importantes en la mayoría de los mercados del mundo. A nivel latinoamericano las reformas encaradas en varios países (Chile y Perú especialmente) han dado como resultado un importante crecimiento en el nivel de sus fondos, que en algunos casos llegan a representar el 50% del producto interno bruto del país. Gracias a este mayor volumen y el crecimiento de la participación de estos fondos en los mercados de capitales no solo se registraron beneficios en términos de volúmenes transados, sino también en la estructura misma del mercado gracias a su profundización.

En este sentido, existen varios estudios que destaca entre los aspectos que mejoran en la estructura del mercado de capitales local con una mayor participación de las previsionales el mismo perfeccionamiento de las regulaciones, ya que a fin de acompañar una creciente participación de estas instituciones en los mercados financieros los policy makers (hacedores de políticas públicas) se han visto en la necesidad de crear las condiciones que faciliten su participación a la par que se protegen los fondos.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *